Entrevista a Alister Mairon: “Las autoras estamos empezando a no callarnos ante aquello que consideramos injusto”

Cerramos las entradas de enero para la iniciativa #UnAñoDeAutoras con una entrevista a Alister Mairon, autora de fantasía oscura, redactora de la revista Windumanoth y amante de los gatos.

Alister Mairon publicó la novela breve de fantasía oscura Sorgina (2016) con la editorial independiente Ronin Literario y, más tarde, autopublicó Sub-Suelo (2017). Podéis leer las reseñas que realicé a ambas obras haciendo click en sus correspondientes títulos.

Sin más, os dejo con la entrevista, que está dividida en varias partes según su contenido. Si todavía no os habéis animado a leer a Mairon, atentos, tras leer estas líneas no podréis negaros:


 

Las autoras y el silencio roto

David Pierre: ¿Cuál consideras que es el mayor reto al que os enfrentáis las escritoras de género en España?

Alister Mairon: Me temo que el panorama de la literatura de género en nuestro país es bastante poco halagüeño, indistintamente del sexo o el género con el que nos identifiquemos. Vivimos en un país que aún mira por encima del hombro a ciertos géneros literarios, así que ser tenido en consideración escribiendo sobre elfos y naves espaciales ya supone un gran reto para cualquiera.

Sobre las dificultades que soportan las escritoras por su condición de mujeres, la verdad es que me cuesta pronunciarme. Es cierto que desde no pocos sectores tradicionalistas relegan la labor de las escritoras a “cosas de mujeres”, pero a nivel personal es algo que jamás me ha afectado. O más bien nunca he permitido que me afecte.

No concibo la escritura desde mi género. De hecho, cualquiera que me siga en RRSS podrá comprobar cierta tendencia a la ambigüedad. Me concibo como persona más que como mujer o como hombre, de modo que intento que ninguna de las trabas que quieran imponerme por razón de mi sexo sean barreras realmente.

Pero eso no significa que sea ciega a que dichas trabas existen, ni que no me haga montar en cólera que así sea, simplemente me niego a dar la satisfacción de lamentarme porque existe esta desigualdad palpable. Prefiero pasar por encima de ella, que sé que molesta más.

DP: ¿Crees que las escritoras sufrís más el síndrome del impostor que los escritores? ¿Alguna vez has tenido que enfrentarte a ello? ¿Cómo lo superaste?

AM: Creo que el síndrome del impostor puede sufrirse, indistintamente del sexo o género con el que uno se identifique. Sí que es cierto, no obstante, que la presión social y el descrédito generalizado al que se enfrentan las mujeres induce a que un mayor número de escritoras puedan ser víctimas de dicho síndrome.

Por suerte para mí, jamás he tenido que hacer frente a algo así. En algún momento puntual me he cuestionado si de verdad estaba preparada para lanzarme a un nuevo proyecto, pero habitualmente estos momentos de duda me duran un instante. El tiempo que necesito en recordar que si no lo intento, nunca sabré si puedo hacerlo.

Las experiencias vividas me han enseñado, no siempre de la manera más amable, que si te cuestionas demasiado qué puedes hacer y qué no, acabas por limitarte a ti misma. Y si encima te paras a escuchar lo que los modelos sociales dicen y opinan al respecto, lo cierto es que terminarás por no hacer nada.

DP: ¿Qué cambio consideras imprescindible para hacer de la igualdad literaria algo real?

AM: Necesitamos un cambio de mentalidad real. Debemos colectivamente detectar la desigualdad y rechazarla con todos los medios a nuestro alcance. Las autoras estamos empezando a no callarnos ante aquello que consideramos injusto. Ese es el mejor principio para el cambio, entre otras cosas porque estamos logrando no solo dar voz a nuestros problemas, sino que otros colectivos se sumen a esta lucha, que nos comprendan y que nos apoyen a la vez que nosotras les brindamos nuestro apoyo.

Podemos emplear las cuotas para generar paridad de forma artificial en jurados, antologías y equipos editoriales, pero sin un cambio de mentalidad real que avale este cambio y lo convierta en algo natural y legítimo (porque lo es), jamás lograremos transformar ni el panorama literario, ni mucho menos la sociedad machista en la que aún vivimos.

DP: ¿Qué opinas de iniciativas como Alucinadas, el Premio Ripley o editoriales como Cerbero, que publican de forma consciente más obras escritas por autoras que por autores?

AM: Considero que son iniciativas muy necesarias y de gran valor si queremos alcanzar una paridad real en la escritura de género. Tanto Alucinadas como la convocatoria del Premio Ripley son una oportunidad para dar a conocer voces femeninas dentro del género y reivindicar su labor creativa dentro del mismo.

Por lo que respecta a Cerbero, aún no he tenido el gusto de tratar con ellos y no conozco su catálogo lo bastante como para opinar con propiedad sobre la labor que desempeñan a nivel editorial.

DP: ¿Qué consejo le darías a una escritora que acaba de iniciarse en este mundo y se encuentra ante el reto de la invisibilización de las escritoras de género?

AM: Que persevere y que no se rinda a pesar de ello. Al fin y al cabo, que traten de hacerte invisible no es un argumento válido para permitírselo. Si su deseo es escribir, que lo haga contra viento y marea: la única forma de vencer a la invisibilización es la resistencia. Además, hoy día existen muy buenas iniciativas para ayudar a las escritoras a dar a conocer su obra al mundo, de modo que no va a luchar sola contra esta injusta circunstancia. Y eso, de un modo u otro, creo que es un argumento de peso para no dejarse hundir.

 

Fantasía, historia moderna e influencias

DP: ¿De qué manera influyen tus estudios de Historia Moderna en tu obra?

AM: Principalmente en la construcción de escenarios para mis historias. Sorgina, por ejemplo, se desarrolla durante la Edad Moderna en España. Por lo demás, mis conocimientos como historiadora quedan relegados a facilitarme la tarea de documentación cuando tengo que ponerme a escribir historias que tengan lugar en el pasado de nuestro mundo.

DP: ¿Qué estás leyendo en la actualidad? ¿Cuál es tu género favorito después de la fantasía?

AM: En estos momentos estoy terminando Un mago de Terramar, de Ursula K. Le Guin. Sí, es imperdonable que hasta ahora no hubiera tocado la saga de Terramar, pero nunca es tarde para descubrir a la gran Le Guin, ¿no?

Después de la fantasía, me cuesta hablar de un género favorito. Mientras que el género fantástico es un constante en mi vida, el resto de géneros literarios van y vienen según me apetece, sin asirme a ninguno con demasiada fuerza: leo terror, ciencia-ficción, bizarro, realismo sucio, western, chambara, histórica y romántica. Y la verdad es que no puedo elegir a ninguno de ellos por encima del resto.

DP: ¿Cuál es el libro o el autor/a que te ha marcado más a lo largo de tu vida?

AM: Los clásicos de la literatura universal fueron mis grandes maestros, pero si tuviera que elegir entre ellos, me quedaría con dos obras: Fausto, de Goethe y El Paraíso Perdido, de John Milton. En ambas obras, cada una a su manera, se reflexiona sobre el precio de la libertad y el duro camino por encontrarse a uno mismo. Aprendí mucho leyéndolas y aún hoy día hurgo entre sus páginas cuando me siento algo perdida.

Ahora bien, si me preguntan por un autor de referencia, ese sería sin duda Oscar Wilde. No tanto por su obra, que también me encanta, sino por su manera de ser y de enfrentarse al mundo en el que le tocó vivir. La personalidad de Wilde, al menos la que ha quedado atrapada en su correspondencia, lo convierten en alguien fascinante según mi criterio. Más recientemente he incorporado a Emilia Pardo Bazán a esta categoría de autores admirados: yo de mayor quiero ser como Doña Emilia.

Al margen de esto, cada libro que leo deja una pequeña enseñanza que procuro aplicar no solo a mi forma de escribir, sino a la manera en la que veo y comprendo el mundo que me rodea. Las últimas grandes lecciones las estoy aprendiendo a través de Le Guin y su personaje, Gavilán.

DP: ¿Qué personaje de ficción te hubiese gustado conocer en la vida real?

AM: ¿Solo uno? De acuerdo, si me veo obligada a elegir creo que me quedo con Sauron. Al Gran Ojo muchos le conocen por sus acciones en El Señor de los Anillos. Sin embargo, el Sauron que aparece en la célebre trilogía de Tolkien no es ni la sombra del personaje que se perfila en El Silmarillion.

Lugarteniente de Melkor, hechicero, forjador de joyas, antigua maiar… Sauron es muchas cosas además de un personaje muy complejo. Sería un placer enorme poder compartir una tarde con él. O dominar el mundo juntos, quién sabe…

DP: En tu página personal he podido observar que Bienvenidos al bizarro, de Orciny Press, es una de las mejores lecturas de tu 2017. ¿Qué opinas de este subgénero? ¿Crees que, si se cultivase más en nuestro país, la literatura de género saldría beneficiada?

AM: Creo que el género bizarro es una de las herramientas más potentes que existen hoy día en el panorama literario para hacernos pensar hacia dónde nos conduce esta post-modernidad en la que vivimos. A través de relatos cortos y caóticos, estructura que presentan las obras de bizarro habitualmente, consiguen poner al lector ante el espejo distorsionado de sus propias paranoias para que contemple lo grotesco y absurdo de ciertas actitudes cada vez más extendidas en nuestra cotidianidad.

De modo que sí, considero que incorporar el bizarro al panorama literario español sería una idea fabulosa, por eso aplaudo la iniciativa de Orciny Press por traer a nuestro país relatos bizarros que ya están arrasando en otras latitudes. Y con razón.

 

El despegar de Mairon como autora de género

DP: ¿Qué supone para ti colaborar en una revista literaria emergente como Windumanoth? ¿Crees que iniciativas de ese calibre pueden ayudar a difundir la literatura de género? ¿Qué opinas del mecenazgo en Patreon?

AM: Cuando me ofrecieron colaborar en Windumanoth acepté sin dudarlo, y lo cierto es que no me arrepiento en absoluto. Para mí ha supuesto poder formar parte de un proyecto maravilloso en el que no solo he conocido a varias personas de distintos ámbitos del género, sino que he aprendido de ellas y mejorado en ciertas facetas de mi yo-escritora.

Windumanoth nació con el objetivo de dar a los lectores de género una publicación periódica en papel y, al mismo tiempo, acercar el género a nuevos lectores a través de los reportajes que se incluyen en cada número. Creo que hasta el momento está cumpliendo con su cometido y espero que siga así por muchos años. El panorama fantástico necesita sangre fresca y una revista es un buen medio a través del cual darse a conocer.

Y dado que esta iniciativa nació por y para los amantes del género, creo que no existía una mejor manera de que viera la luz que a través de una plataforma como Patreon. A nivel personal, me gustan mucho las iniciativas de micro-mecenazgo, tanto aquellas que funcionan mediante cuotas mensuales (Patreon), como aquellas cuya función primordial es financiar la publicación de un nuevo proyecto (Verkami). Estas iniciativas son cruciales tanto para la supervivencia de los artistas, como para calcular la viabilidad de los proyectos. Por doloroso que resulte, ¿para qué vas a publicar un libro por el que ningún lector potencial querría pagar?

DP: ¿Con qué personaje de tus novelas y relatos te identificas más? ¿Giran tus historias alrededor de una identidad que refleja la tuya o se encuentra esta diseminada en varios de tus personajes?

AM: Me cuesta identificarme plenamente con ninguno de los personajes de mis historias, aunque dado que la mayor parte de ellos son gente sin alma ni principios morales, casi mejor que sea así. Ahora bien, si tuviera que elegir uno, este sería Aker, el compañero de Paloma (Sorgina). Creo que es el que más rasgos en común tiene conmigo.

Por lo demás, cuando creo a un personaje, procuro que solo se parezca a sí mismo. Y aunque resulta inevitable que no compartan algún rasgo, tic o manía conmigo, lo cierto es que evito conscientemente que las historias que escribo orbiten entorno a ningún alter ego literario mío. Me gusta más escribir sobre aquello que es opuesto a mí. Es más difícil, pero también el doble de divertido.

DP: En Sorgina nos encontramos con un contexto mitológico, en general, poco aprovechado en la literatura de género, pero muy rico y poderoso. ¿Qué es lo primero que haces cuando te enfrentas a un nuevo proyecto literario?

AM: Lo primero de todo es analizar cuánto sé al respecto y cuánto necesito saber para que mi historia sea lo más rica y verosímil posible. Para mí, lo primero es el worldbuilding y la construcción de personajes. Hasta que no tengo bien claro el dónde, el quién y el por qué, ni se me pasa por la cabeza ponerme a escribir.

DP: ¿Cómo te sentiste cuando conociste tu nominación a los Premios Guillermo de Baskerville?

AM: La verdad es que no me esperaba para nada algo así, de modo que tardé varios días en digerir la noticia. Recuerdo que cuando me enteré, estaba pasando por un mal momento, de modo que tardé casi una semana en asimilar la nominación de Sorgina y celebrarla como es debido. Para mí ha sido un logro tan inesperado como emocionante, así que aprovecho para transmitir mi agradecimiento al equipo de Libros Prohibidos por haber pensado en mi obra. Son geniales y merecen que se lo diga una y mil veces.

DP: ¿Podría decirse que Sorgina es una historia que corrige algunos de los tópicos en los que cae la saga de Geralt de Rivia, de Andrzej Sapkowski?

AM: Pues podría pasar que Sorgina actuara, ante un planteamiento muy parecido al de la saga de Geralt de Rivia, de forma diametralmente opuesta a cómo lo hace la obra de Sapkowski, pero no me atrevería a decir que es una corrección de sus tópicos.

A Sorgina se la ha comparado muchas veces con Geralt de Rivia, así como con las novelas de Abercrombie. Dalayn fue de las primeras personas en hacerlo y desde entonces no son pocos quienes han señalado en parecido. Sin embargo, debo confesar una cosa que tal vez os vaya a soprender a todos: cuando escribí Sorgina, ni conocía las novelas de Sapkowski, ni había leído nada de Abercrombie. Y tampoco había (ni he) jugado a The Witcher. Todo esto lo conocí después.

Por lo tanto, el hecho de que tengan planteamientos parecidos resueltos de forma muy distinta, es más fruto de la casualidad que de una intención real. Siento haberos decepcionado. Por si os sirve de consuelo, ahora que sí he leído a estos autores opino que, de escribir Sorgina en estos momentos, volvería a plantearla de la misma forma en que lo hice.

DP: ¿Qué semilla dio fruto a Sorgina?

AM: Sorgina nació de dos cosas: mi amor por Asturias surgido de mi primer y único viaje al norte de España y de la petición de uno de los mejores autores que tenemos en el panorama de género español, Víctor Blanco.

Fue él quien me pidió que le escribiera una historia ambientada en España pero con un toque sombrío. El referente que me dio fue una de las obras de Howard: Solomon Kane. Escribir sobre un cazador de monstruos me dio la oportunidad de dejar correr libremente en una historia la fascinación que desde hace mucho siento por la mitología norteña.

Además, cuando me hallaba en proceso de documentación entré en contacto con una de las líneas de investigación histórica en la que más cómoda me siento: la brujería. Y como todo el mundo sabe, el Norte es un nido de meigas y hechiceras. Justo en ese momento, algo hizo clic en mi cerebro. Lo que hasta el momento eran ideas sueltas (mitología, cazadores de monstruos, brujas) empezaron a ensamblarse dentro de mi cabeza. Y bueno, el resultado se llama Sorgina.

DP: ¿Qué tal ha sido tu experiencia autopublicando Sub-suelo?

AM: Muy gratificante. A principios de 2017 realicé un curso de autoedición con el fin de aprender mejor cómo funciona esa ciencia extraña de editar y publicar historias, pero hasta el pasado verano no tuve oportunidad de darle todo el uso merecido.

Sub-Suelo, como muchos de mis lectores recordarán, surgió a raíz de un relato que publiqué en el blog y durante casi medio año se publicó por entregas a través de mi lista de correo para, finalmente, ser publicado íntegramente en el blog. La acogida que tuvo fue tan positiva que me animó a ponerla al alcance de otros muchos amantes de la fantasía. ¿Y qué mejor modo que publicarla en formato digital a través de Lektu?

Sinceramente, me he sentido igual de cómoda publicando con Ronin Literario que emprendiendo esta aventura en solitario. De hecho, pretendo repetir la experiencia dentro de un tiempo.

DP: “No hay brujas buenas”. ¿Te importaría comentar esta frase en relación con tu relato aparecido en la antología?

AM: No me importaría, pero me temo que hacerlo sería spoiler. Y nadie quiere que le hagan spoiler de un libro que no lleva ni seis meses en el mercado. Lo que sí puedo comentar es la relación que guarda este título con todos los relatos de la antología.

Libros infames como el Malleus Maleficarum (El Martillo de Brujas) teorizaron sobre la maldad inherente a la figura femenina, encarnada en la bruja. Por eso, inquisidores y fanáticos de este manual de la caza de brujas, afirmaba sin titubeos: No hay brujas buenas. Y durante muchos años, esta premisa se ha mantenido en la fantasía.

Pero, ¿realmente no hay brujas buenas? Bueno, pues cada uno de los relatos que forma esta antología reflexiona al respecto de esta cuestión y pretende dar una respuesta a dicha incógnita. Así que si queréis saberlo, tendréis que leerla.


¿Qué os ha parecido la entrevista? Sin más, os animo a leer a esta gran autora de género y me gustaría también agradecerle su colaboración durante este mes. Ha sido inestimable.

¡Permaneced atentas a la presentación de la autora de febrero!

Un comentario sobre “Entrevista a Alister Mairon: “Las autoras estamos empezando a no callarnos ante aquello que consideramos injusto”

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: