Sub-suelo, de Alister Mairon

·Título: Sub-suelo
·Autora: Alister Mairon
·Género: fantasía oscura
·Fecha de publicación: 2017
·Autopublicada

La iniciativa #UnAñoDeAutoras se está expandiendo cada vez más y ya cuenta con su logo oficial, diseñado por la ilustradora Gemma Martínez, que ya ideó el logo de la anterior iniciativa de Mª del Mar González, #EstaNavidadRegalaAutoras. El nuevo logo muestra una figura que es a la vez una pluma y una mujer. ¿No os parece ingenioso? Si participáis de algún modo en la iniciativa y necesitáis el logo en cualquier formato, no dudéis en contactar con la diseñadora, conmigo o con cualquiera de las participantes.

logo añodeautoras


Mi pueblo chilla cuando el coloso alza los restos del elfo en sus poderosos brazos, dejando que la sangre del infeliz le bañe la armadura.

Hace unos diez días subí una entrada introductoria sobre Alister Mairon, la escritora de fantasía oscura que inauguró esta gran iniciativa en el blog. Además, la semana pasada hablamos de Sorgina (Ronin Literario, 2016), la opera prima de la autora barcelonesa. Hoy vamos con Sub-suelo, una apuesta algo más arriesgada que su predecesora pero que cuenta con una calidad igualmente destacable. Y, además, cuenta con referencias al amor por los gatos de la autora:

El pálido mestizo ronca en un rincón. A su lado, el trasgo que le sirve reposa echo un ovillo. En esa postura me recuerda a un gato.

Sub-suelo es una novela breve de fantasía oscura que supuso la primera experiencia de Mairon en el mundo de la autopublicación. En ella, en contraposición con la anterior obra de Alister, se abandona el contexto histórico (recordemos que Sorgina acontece en el norte rural de la Península) y se nos transporta a Aka-nhû, un lugar en el que los humanos y los elfos viven separados y enemistados. Pero hay otra raza peligrosa, lasciva y que vive entre dos mundos: los elfos del subsuelo, los híbridos, los desalmados que viven esperando un desliz de sus vecinos para sacar beneficio propio. En relación con esta raza, Mairon incluso realiza una reinterpretación del tópico nihil novum sub solem [nada nuevo bajo el sol], refiriéndose a lo inevitable de su condición:

Nada nuevo bajo tierra.

El estilo de la obra entra en inevitable conflicto con el narrador que presenta. La narración de la historia, en presente y en primera persona, va intercalando dos narradores diferentes que ofrecen puntos de vista prácticamente opuestos. Los sucesos de Sub-suelo están narrados por Atron, un mestizo renegado y por Idräna, una elfa que pertenece a la alta nobleza de Aka-nhû. El odio mutuo que comparten los dos protagonistas y las distintas razas del mundo no hace más que engrandecer la dualidad de la obra. En extensión, esta doble visión es una característica típica de la literatura de fantasía oscura.

¡Cinco deidades, cómo lo odio!

Al componente narrativo se le suman distintas situaciones dramáticas y terroríficas que sufren sus personajes, la aparición de una extraña criatura y las relaciones entre seres de la misma y distinta raza, los mensajes de reflexión filosófica y un punto genial de humor disfrazado de casualidad (en forma de citas de canciones famosas del pop español de hace unas décadas). Estas canciones sirven a la vez de crítica al machismo encerrado en algunas de esas composiciones.

–Morena mía, voy a contarte hasta diez. Y si sueltas una sola insolencia más, te…
–No soy morena. Y mucho menos soy tuya –espeto.

–Estás loco –mascullo.
–Miénteme y di que solo un poco.

Una de las reflexiones más destacables que he encontrado en Sub-suelo es la relativización del concepto familiar estándar con el que convive la sociedad occidental. En la obra de Mairon, las relaciones familiares nos recuerdan que son una imposición de sangre y se cuestiona nuestra forma de vivir, nuestras costumbres, nuestras creencias:

A fin de cuentas la sangre no tiene nada que ver con el afecto, el amor o el cariño. Creer lo contrario es engañarse.

En conclusión, he disfrutado mucho con la lectura de Sorgina y Sub-suelo y con el consecuente descubrimiento de Mairon como autora emergente de género. Estoy deseando leer también su aportación en la antología de relatos de fantasía oscura No hay brujas buenas (Ronin Literario, 2017) y sus colaboraciones en la revista de género Windumanoth. En Sub-suelo nos encontramos con una apuesta algo más arriesgada que juega con la doble visión de sus protagonistas y, además, está escrita en presente y en primera persona, narración algo inusual. En todo caso, Mairon sigue realizando cierta crítica social entre líneas y da una visión de la sociedad y del mundo en su obra que algunas lectoras y lectores no podrán evitar compartir con ella. Por cierto, permaneced atentas y atentos a la entrevista del jueves a Alister Mairon en este mismo espacio, vale mucho la pena.

portada-subsuelo

Valoración: Bien, bien
Adquire Sub-suelo aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s