Un año de autoras de fantasía oscura

Mª del Mar González Gómez (Escribir ciencia ficción) lo ha vuelto a hacer. Ya nos sorprendió durante el mes de diciembre con su iniciativa #EstaNavidadRegalaAutoras, que consiguió reunir una importante participación y ayudó a fomentar la visibilidad de  escritoras actuales (la mayoría de ellas de género). Los que decidimos participar recomendamos libros cada día (entre comilona y comilona, confieso que me olvidé algún día de cumplir con mi deber, pero lo compensé en días posteriores) y, la mayoría, logramos recomendar hasta 37 obras escritas por autoras.

Ahora, Mª del Mar se ha lanzado con una nueva iniciativa que ha bautizado como #UnAñoDeAutoras. ¿Por qué recomendar autoras solo durante las fiestas o durante un periodo de tiempo concreto? Durante todo el año, las autoras sufren una evidente desigualdad de género en la literatura de casi cualquier tipo. ¿Por qué no compensar esto en la medida de lo posible? La encargada del blog Escribir ciencia ficción ha lanzado esta propuesta para volver a reunir a blogueras y blogueros y hacer que nos demos las manos para combatir juntas esta eterna lucha. Si ella me lo permite, diré que esta nueva iniciativa me resulta más ambiciosa y más interesante que la anterior. ¡Bien por ella!

El objetivo es el mismo que el de la anterior propuesta: difundir, visibilizar y dar a conocer autoras de género (es preferible que sean de habla hispana). Pero esta vez se hará a una escala mayor (en cuanto a espacio, tiempo y organización). Y me parece genial la forma en la que Mª del Mar ha organizado esta nueva iniciativa, que consta de reunir a un equipo de blogueras y blogueros, que escojan cada una un género y que dediquen una serie de entradas sobre autoras de ese género cada mes. Si la autora participa de forma activa en el mes que protagoniza, mejor que mejor. Yo, por ejemplo, he decidido encargarme de la fantasía oscura, así que durante este mes de enero os hablaré sobre Alister Mairon (Sorgina, 2017) y su obra. Pero no acaba aquí la cosa. Si queréis participar y no sois blogueros, podéis hacerlo igualmente leyendo, comentando y difundiendo las entradas que llenarán esta iniciativa. Que no caiga en saco roto.

Sorginapek
Este mes hablaremos de Mairon y de su obra. Su novela Sorgina es una de las finalistas de los PGB de este año

¿POR QUÉ FANTASÍA OSCURA?

Porque sus precursores son autores de la talla de J. R. R. Tolkien o H. P. Lovecraft y porque los autores que lo han cultivado desde mediados del siglo XX hasta nuestros días son Ursula K. Le Guin, Michael Ende, Stephen King o George R. R. Martin, entre otros. Y porque siempre me ha gustado empaparme de esa visión oscura y tremendista de la vida. Sentir esa sombra que se expande sobre mundos llenos de seres de pesadilla y que además suceden en un contexto fantástico. En general, las obras de fantasía son mis predilectas. Además, ahora que el subgénero del hopepunk, némesis natural de la fantasía oscura, se encuentra en auge, me apetece todavía más ensalzar este subgénero. Que conste por adelantado que no tengo nada en contra del hopepunk. Que os veo venir.

imagen_ursula_16.jpg
Ursula K. Le Guin es más conocida por sus obras de ciencia ficción, pero también cultiva la fantasía oscura

 

QUE LA OSCURIDAD OS ENGULLA

Como ya he anticipado unas líneas más arriba, la fantasía oscura (en ocasiones conocida como fantasía gótica) puede ser considerada un subgénero de la fantasía o del terror. De hecho, es algo así como una mezcla de ambos, pues combina elementos o criaturas fantásticas con situaciones sombrías o de espanto. En cualquier caso, es difícil encontrar una definición exacta de este subgénero, pero seguro que si os hablan de él os vienen obras, autoras o imágenes a la mente que se relacionan directa e inevitablemente con esas dos palabras.

Como bien sabéis, las platicas sobre los géneros y subgéneros artísticos, en todo caso, son un cenagal en el que es difícil introducirse sin llenarse de barro hasta el cuello. Distintos expertos han dado su opinión sobre este término a lo largo de los años. Algunos lo consideran la inclusión de elementos de terror a las historias de fantasía clásicas, otros lo definen como la manifestación del horror sobrenatural siempre que suceda en contextos secundarios o submundos. En contraposición, si nos encontramos con historias que definan situaciones de terror que parece provenir de otro mundo escenificadas en el mundo real, estaremos ante una especie de rama de la fantasía contemporánea.

En ocasiones, algunas autoras también han utilizado el término fantasía oscura como eufemismo para definir obras de terror que no llegaban a lo sangriento que sugiere su nomenclatura. Lo que tenemos claro es que la fantasía oscura comparte con todas sus creaciones el tono oscuro y misterioso y las apariciones sobrenaturales. Como decíamos antes, se trata de un género mixto, y no hay términos o directrices universales que puedan encasillar una u otra obra dentro de la fantasía oscura. Pese a ello, podemos encontrar obras enfocadas más hacia la fantasía o más hacia el horror.

En cotas generales, por lo tanto (y eso que no es bueno generalizar), nos encontramos en ocasiones con una doble clasificación de fantasía oscura: la fantasía oscura más enfocada hacia la fantasía y la que se encuentra más influida por el terror.

 

PESADILLAS Y SUBGÉNEROS

Si bien Charles L. Grant (Nightmare Session, 1986) no fue el primero que creó una historia clasificable dentro del género de la fantasía oscura, sí que fue, junto a Karl Edward Wagner (Exorcisms and Extasies, 1997), uno de los primeros autores que acuñaron el término. En la definición de Grant, la fantasía oscura es un tipo de historia de terror en el que la humanidad se ve amenazada por fuerzas que se enmarcan más allá de la comprensión humana.

Charles-L-Grant-photo-by-Mary-Jasch
Charles L. Grant, una de las personalidades que acuñaron el término de fantasía oscura

Un contraste que puede añadirse a esta manifestación de la fantasía oscura es que a veces se utiliza para dar un punto de vista diferente al que nos ofrece el terror tradicional, que nos narra la historia de una víctima de lo sobrenatural o de lo terrorífico. En ocasiones, el tono de la fantasía oscura incluso se aprovecha para dar el punto de vista de un monstruo, ayudando así al lector a comprender a los seres sobrenaturales normalmente relacionados con el horror. The Sandman, de Neil Gaiman y las Crónicas vampíricas de Anne Rice son los primeros ejemplos de este tipo de fantasía oscura.

GN3868
The Sandman es un ejemplo de novela gráfica de fantasía oscura

En ocasiones, el término fantasía oscura también se utiliza como sinónimo de terror sobrenatural y ayuda a distinguir las historias de terror con elementos sobrenaturales de las que carecen de este tipo de terror.

 

LA LLAMADA DE LA OSCURIDAD

Fue Karl Edward Wagner quien contrastó la explicación de Grant y opinó que el término fantasía oscura debía aplicarse a contextos basados en la fantasía más tradicional. Así, desde su definición, se han asociado algunas obras de alta fantasía y de espada y brujería que cuentan con un protagonista moralmente cuestionable o anti-heroico con la fantasía oscura. Desde la obra de H. P. Lovecraft (Call of Cthulhu, 1926) o Clark Ashton Smith (The Last Incantation, 1930), que contienen ambas un universo fantástico rico en elementos terroríficos hasta la obra de Stephen King (It, 1986), que se asocia muchas veces al terror, podrían considerarse fantasía oscura.

 

GERTRUDE BARROWS BENNETT, AKA FRANCIS STEVENS

El género de la fantasía oscura me parece una forma muy acertada de abordar esta iniciativa. Y es que hay teorías que asocian su creación a Gertrude Barrows Bennett. Sí, a una escritora. Yo, desde mi ignorancia y mi buena intención, voy a ensalzar esta interesante (y algo desconocida) figura literaria porque realmente creo que inventó la fantasía oscura (pese a que no llegó a acuñar el término tal y como lo conocemos hoy en día).

Gertrude Barrows Bennett (18 de septiembre de 1884 – 2 de febrero de 1948) publicó sus textos bajo el seudónimo masculino de Francis Stevens y fue una innovadora escritora de fantasía y ciencia ficción. Bennett fue la primera mujer que destacó en Estados Unidos por escribir literatura de género, y fue reconocida sobre todo por sus obras fantásticas escritas alrededor de los años veinte. Sus obras más destacadas son The Citadel of Fear (1918), The Heads of Cerberus (1919), que fue una de las primeras distopías de la historia y Claimed (1920).

images
The Citadel of Fear es la mejor obra de Bennett según la crítica especializada

Bennett trabajó toda su vida como taquígrafa, y fue tras la muerte de su esposo cuando empezó a escribir una serie de relatos y novelas cuyo ritmo solo se vería interrumpido por la muerte de su madre en 1920. No obstante, escribió su primer relato de ciencia ficción con tan solo diecisiete años. El cuento se titula “The Curious Experience of Thomas Dunbar” y fue enviado a la revista pulp Argosy, que lo publicó en 1904.

Más adelante, en 1917, su novela breve The Nightmare fue publicada en All-Story Weekly. The Nightmare presenta un curioso contexto en el que sus protagonistas viven en una isla separada del resto del mundo y en la que la evolución ha tomado un rumbo distinto. Ya que The Nightmare fue la primera publicación importante de Bennett, sus editores le aconsejaron que pensase en un seudónimo masculino para la salida de la obra. La autora propuso utilizar Jean Vail pero, de nuevo, sus editores desestimaron esta opción e inventaron a Francis Stevens, el seudónimo que la autora utilizaría para publicar el resto de su obra.

Bennett siguió escribiendo relatos y novelas cortas. Un ejemplo es el cuento “Friend Island” (1918), que plantea una sociedad futura (sucede en el siglo XXII) en la que impera un orden político-social dirigido por mujeres. Otro ejemplo es la novela breve Serapion (1920), que habla sobre un hombre poseído por una criatura sobrenatural. En 1918, Bennett escribió su primera y más destacable novela, The Citadel of Fear (1918), una novela de mundo perdido que se centra en una olvidada ciudad azteca que es redescubierta durante la I Guerra Mundial. En la reimpresión de 1952 de esta obra se hizo público que Francis Stevens era en realidad un seudónimo utilizado por una escritora. Un año después, Bennet publicó su única novela de ciencia ficción, The Heads of Cerberus (1919), una de las primeras distopías jamás escritas y que nos transporta a una Filadelfia totalitaria de 2118. Una de las novelas más famosas de Bennet fue Claimed (1920) y fue reimprimida en 1966 y en 2004. En ella, un artefacto sobrenatural invoca el poder de un dios antiguo y oscuro en la Nueva Jersey del siglo XX.

A causa de la innovación y del oficio literario de Bennet y de su capacidad para crear un subgénero como el de la fantasía oscura y, también, a causa de su influencia directa en autores como H. P. Lovecraft o A. Merritt, es considerada una de las mejores escritoras de género de la historia.


¿Qué os parece la iniciativa de Mª del Mar? ¿Qué autoras independientes de habla hispana conocéis que encajen en mi parte del reto? ¡Se aceptan sugerencias para la autora de febrero!

5 comentarios sobre “Un año de autoras de fantasía oscura

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: