“CloroFilia”, de Cristina Jurado

Sobre él, el techo transparente. La cubierta que lo aislaba del resto de la clínica dejaba ver la cúpula que los protegía del exterior. Afuera, al otro lado, la tempestad de arena arreciaba.

Título: CloroFilia
Autora: Cristina Jurado
Género: novela corta de ciencia ficción
Fecha de publicación: marzo de 2017
Editorial: Cerbero
Número de páginas: 135

16788228_10211927717539186_1963746291_n

Objeto 1. Portada de CloroFilia (ilustrada por Cecilia G. F.)

Cristina Jurado nació en Madrid el año 1972 y es licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Sevilla y, además, cuenta con un Máster en Retórica por la Northwestern University (USA). La autora madrileña se dedica a escribir ciencia ficción, fantasía y terror y también cultiva otros subgéneros literarios híbridos. Su opera prima se titula Del naranja al azul (2012) y la propia autora la define como “ciencia ficción mediterránea”.

Cristina Jurado se ha encargado de editar las obras antológicas Alucinadas (Palabaristas, 2014), Spanish Women of Wonder (Palabaristas, 2016) y WhiteStar (Palabaristas, 2016) y es editora de la revista SuperSonic, que se dedica a la literatura de género. Su artículo Antologías de ciencia ficción en España recibió el año pasado el Premio Ignotus a mejor artículo. Cristina escribe en inglés y en español.

La historia de CloroFilia gira en torno a Kirmen, un joven que no sabemos quién es, ni qué es. Al principio de la narración, Cristina Jurado nos sitúa en un crudo contexto post-apocalíptico en el que un desastre natural hace que la vida en la Tierra sea muy difícil. El ser humano parece ser el culpable de dicha catástrofe y ahora convive diariamente en el exterior con el hambre, con las enfermedades y con la muerte. No obstante, todavía quedan en ella ciertos lugares seguros: las cúpulas. De hecho, toda la acción de CloroFilia, exceptuando su prólogo, sucede en una de esas cúpulas llamada “el Claustro”. Este lugar, si bien puede parecernos un paraíso en comparación con el horror que se vive en el exterior, guarda también su parte de oscuridad basada en la falta de libertad de sus habitantes que, a pesar de encontrarse resguardados, no se sienten a salvo (o quizás es esa seguridad lo que les aburre).

El padre de Jana solía bromear diciendo que los habitantes del Claustro habían pasado de estar enclaustrados a padecer claustrofobia.

Así, la autora se centra en este bolsilibro en la trama del joven Kirmen y, sin demasiada descripción, nos va regalando detalles acompañados de un constante ritmo que va creciendo mediante la novela avanza. La identidad del joven, la cruda realidad que se vive en el Claustro y el extraño deseo de Kirmen de querer salir a la tormenta convergen para que el protagonista de la historia quede definido como la última esperanza de la humanidad.

CloroFilia es la obra más compleja de la Editorial Cerbero que he leído hasta el momento. Esto es porque la temática que presenta, si bien está enmarcada en un contexto concreto, se centra en dotar de vida a sus personajes. La información que hace avanzar la historia nos llega, en gran parte, gracias a los diálogos y recuerdos que comparten Kirmen y Jana, la niña que le defendía en clase y que más tarde se convertirá en su pareja. Kirmen se nos muestra, además, como un personaje indefinido y así la información que él mismo nos va dando parece viajar entre la realidad y los sueños, entre la fantasía y lo verídico. Mi compañera Silvia Paz se encargó de reseñar esta obra en A Librería (podéis leerla aquí) hace unas semanas y me llamó muchísimo la atención, así que me dispuse a embarcarme en su lectura. Mis anteriores críticas a obras de Cerbero son: Rubicón, de J. G. Mesa y Los príncipes de madera, de Daniel Pérez (ambas en A Librería).

CloroFilia es una obra muy especial que va aumentando en calidad conforme avanzamos en sus páginas. Sus líneas también dan espacio a la reflexión filosófica y social y a tratar ciertos temas controvertidos. Toda la novela nos hace sentirnos un tanto confusos, pero en realidad nos engaña, nos prepara para su excelentísimo final. Un final que, curiosamente, fue lo primero que su autora escribió y que me ha dejado con ganas de más, de encontrarme con más finales así. Si bien la trama de CloroFilia esconde ciertos detalles de pura belleza lírica, su final sabe recoger y ensalzar dichos detalles y hacernos cerrar el libro (o el eBook) boquiabiertos.

En conclusión, la obra número cuatro de la Colección Wyser de Cerbero me ha hecho descubrir a una gran escritora que, diseminando retazos de su estilo en CloroFilia, me ha dejado con ganas de leer más obras suyas. Reconozco que echaba de menos encontrarme con un estilo tan lleno de poesía como es el de Cristina Jurado, que parece no encajar en la ciencia ficción, pero que en realidad la complementa de un modo tanto novedoso (para mí) como maravilloso. Podría decirse que la autora se atreve a escoger recursos que luego desordena en su literatura y así consigue llenarla de belleza y distinción. Si bien es cierto que hay muchos futuros post-apocalípticos, estoy convencido de que no hay otro como el de CloroFilia.

La savia y la clorofila confiscan los cauces que antes habían sido rojos y la razón desaparece en las profundidades de un tronco antropomorfo.

Valoración: Es notable
Podéis haceros con CloroFilia aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: